El Médico Interno

¿Qué es el médico interno?

Cuando tenemos un dolor o incluso una enfermedad, hemos aprendido que lo primero a hacer es curarlo.

Por ejemplo: hoy me duele el cuello. A continuación,  busco un remedio para aliviar ese dolor, una píldora o jarabe… cuando quizás ese dolor lo que me quiere decir, es que cambie la  almohada a la hora de dormir.

Nuestro inconsciente no se puede comunicar con nosotros por palabras. Lo hace por medio de síntomas. Por lo tanto un dolor, o tener fiebre,  es un síntoma que nos manda nuestro inconsciente para decirnos que algo va mal.

Hemos aprendido a darle importancia a los problemas físicos y por otra parte, hemos aprendido a ignorar por completo los dolores emocionales que causan  los problemas psicológicos.

Me encuentro casi todos los días personas que arrastran una fuerte depresión desde hace años. Se han acostumbrado a vivir de esa manera, y dan por hecho que tienen que hacerlo por el resto de sus vidas. De hecho, muchas de esas personas creen simplemente, que es así, que ellos son así, y que no hay forma de cambiar de ninguna manera.

Siempre les digo que una persona no nace con ansiedad, con depresión, adicta al tabaco,…por lo tanto no es cierto que la persona “sea así”.

Es un aprendizaje que posiblemente comenzó en la niñez y que creemos que con el tiempo esas heridas emocionales, esas inseguridades, esos miedos,… desaparecen. Y en muchos casos es cierto que se curan, pero otras veces ese comportamiento tiene tantos beneficios secundarios qué perdura años e incluso décadas.

Si comparásemos este proceso, sería como un vaso, que se va llenando gota a gota. Durante estos momentos, no sentimos dolor. Vamos integrando esta forma de vida simplemente, y la vamos haciendo cada vez más nuestra. Pero claro, el vaso, no deja de llenarse.

Hasta que, un buen día, llega la “gota que desborda el vaso”, y en ese preciso momento, es cuando la persona reconoce que tiene un problema. Que ya no puede seguir así. Que todo le sale mal.  Y si además ese problema es un dolor físico insoportable, todavía se reconoce más. La mayoría de las personas no se mueven hasta que algo les duele…

Quizá es en parte responsabilidad de la educación que hemos recibido. Siempre digo que habría que añadir asignaturas en la escuela, como por ejemplo saber identificar los avisos que nos envía nuestra mente.


¿Quieres   Certificarte  Como Experto En Hipnosis Rápida?

Descubre en este curso online como ser un experto en hipnosis y ayudar a las personas a dejar de fumar, adelgazar, superar fobias y mucho más...


Nuestro inconsciente es un Médico, capaz de curar cualquier enfermedad. No se le resiste ninguna.

Entonces, ¿Por qué existen las enfermedades?

Nuestro inconsciente es ese médico que lo cura todo. Pero si se estresa o está triste, o tiene depresión, deja de ser un médico eficaz y pasa a ser un enfermo.

Toda nuestra vida generamos células cancerígenas. Nuestro doctor interno las detecta y destruye por medio del Sistema Inmunológico, las defensas del cuerpo. Pero cuando el médico padece depresión, no es capaz de detectar estas células y ellas se reproducen, generando la enfermedad.

No es que por medio de la hipnosis se curen enfermedades, sería descabellado pensarlo. Pero sí que podemos curar a ese médico interno, para que actúe sobre la enfermedad.

De esa manera, muchas personas han superado enfermedades muy graves.

En conclusión, cuando tenemos un dolor o una molestia, tenemos que pensar que es un síntoma que nuestro inconsciente ha generado. Entonces buscar aquello que va mal, en lugar de atacar al dolor.

Buscaremos qué es lo que nos quiere decir, qué podemos hacer, o dejar de hacer para que ese piloto rojo desaparezca. Como cuando en nuestro coche aparece una lucecita roja que nos está avisando de que algo no marcha bien. Y cuanto más tiempo tardemos en llevar el coche al taller, más grande será la avería.

Recuerda, el síntoma es un mensaje que nos envía el inconsciente. Lo que normalmente se hace es eliminar al mensajero. Es como si cada vez que el cartero te enviase una multa a casa, lo hicieras desaparecer. Al final, vendría la policía directamente a buscarte.

Así que si ignoramos los síntomas que el cuerpo nos va enviando, que cada vez son mayores… al final  se convertirán en una grave enfermedad.